ES
Actualidad

Derrota en el minuto 97

La SD Huesca recupera su nivel competitivo tras la goleada del Valencia, pero ve como el Betis se lleva el triunfo por 2-1 a segundos del final del descuento con un golazo de Joaquín

La SD Huesca cerró en el estadio Benito Villamarín su temporada a domicilio en LaLiga Santander con otra derrota en las postrimerías del encuentro. El conjunto oscense vio como el Real Betis se llevaba el triunfo gracias a un imponente disparo de Joaquín Sánchez cuando el luminoso estaba a punto de llegar al minuto 98, el último de los ocho de prolongación que había decretado el colegiado. El equipo azulgrana recuperó su nivel competitivo tras la goleada recibida el pasado domingo ante el Valencia y, pese al mazazo que supuso el descenso matemático, peleó dignamente por un resultado positivo. Francisco introdujo hasta seis cambios respecto al once inicial de la última jornada, devolviendo a la titularidad en la portería a Jovanovic casi cinco meses después de la última aparición de inicio del serbio, que fue el más destacado de su equipo.

La primera mitad careció del ritmo competitivo de las últimas jornadas y fue el Betis el que llegó con más peligro al área rival. Así, un cabezazo de Joaquín tras un centro desde la izquierda de Júnior se convirtió en el primer tanto del encuentro cuando se acababan de traspasar los veinte minutos de juego. La SD Huesca no se estiró con profundidad hasta las postrimerías de los primeros cuarenta y cinco minutos, cuando Gonzalo Melero tuvo en sus botas la oportunidad más clara del encuentro. El capitán azulgrana recibió un centro raso de Juanpi y estrelló su franco disparo en la cepa del poste izquierdo de la portería defendida por Joel.

La ocasión dio alas a los oscenses, que salieron con otro brío en la segunda mitad. Una jugada individual de Juanpi acabó con su caída dentro del área que, pese a que en un principio fue sancionada por el colegiado con tarjeta amarilla por simular, el VAR se encargó de demostrar como penalti. La pena máxima fue materializada por el venezolano, que conseguía así su segundo gol en esta liga y ponía el empate en el marcador.

El tanto estimuló a los béticos, que gozaron de tres claras ocasiones brillantemente salvadas por un gran Jovanovic y se acercaron al triunfo tras la expulsión de Pulido a un cuarto de hora de la conclusión tras otra intervención del VAR. Rivera y Musto sustituyeron entonces a Melero y Juanpi y dieron más consistencia al equipo para resistir en inferioridad en los últimos minutos un empate –el que habría supuesto el séptimo fuera de casa– para finiquitar la digna trayectoria a domicilio de la SD Huesca en LaLiga Santander. Pero entonces llegó Joaquín y su genialidad que, una vez más, dejó a los azulgranas con la sensación de quedarse con menos de lo que merecieron.