NOTICIAS

La SD Huesca vive un cruel adiós a LaLiga Santander

Dos tiros a la madera y un gran Cillessen evitan la victoria y la permanencia de un gran Huesca al que no le sonrió la fortuna (0-0). Los altoaragoneses no logran la salvación, pero buscarán regresar

22/05/2021 17:53

La Sociedad Deportiva Huesca no pudo conseguir la salvación y consumó su descenso a Segunda División en un cruel final ante el Valencia CF, en la última jornada de LaLiga Santander (0-0). Ni casi 90 minutos de acoso, ni dos disparos a la madera, ni exigir a un gran Cillessen, que lo paró todo, bastaron para conseguir una permanencia que, por lo visto en El Alcoraz, habría sido totalmente merecida. El golpe es duro, pero con el apoyo de toda la hinchada azulgrana, no hay duda de que este equipo volverá a la mejor liga del mundo. Sin reblar.

El cuadro oscense saltó al campo con mordiente, intenso y con corazón. Pronto se vio claramente cuál de los dos equipos se jugaba más en la agónica tarde del sábado. Con centros laterales de Maffeo y Sergio Gómez, también de los medios Ferreiro y Seoane, llegaron las primeras opciones de gol. En los primeros 15 minutos de juego la tuvo Gómez, con un buen disparo tras hacerse hueco en la frontal. El chut enroscado con la zurda se marchó por poco a la izquierda de Cillessen. Avanzaba el cronómetro y el empuje azulgrana era constante. Desde Elche llegó la mala noticia del gol ilicitano, poco antes de la media hora de partido. Sin embargo, no surtió efecto alguno en El Alcoraz, donde el Huesca siguió y siguió apretando. En el minuto 38, Rafa Mir dispuso de una buena opción con un contraataque lanzado por Sandro. Con poco ángulo, el murciano chutó potente y el meta pudo detener el disparo.

Llegó el inicio del segundo tiempo, y con él dos oportunidades de gol para los valencianistas que helaron la sangre de los locales. Primero fue Kang-In Lee, con el primer disparo visitante del encuentro, con parada de Álvaro Fernández. Poco después, de nuevo otro chut de media distancia, este aún más peligroso de Maxi Gómez, obligando a una gran estirada de Fernández. Cuando más sufría el Huesca, llegó la más clara: dentro del área, Sandro se sacó un misil que desvió Cillessen primero y el palo después, evitando el gol de la gloria. Esa ocasión espoleó a los altoaragoneses, decididos a llevarse la victoria. La polémica llegó en el minuto 63, por un posible penalti que fue a revisar en el monitor Cuadra Fernández. El colegiado consideró que había falta previa de Sergio Gómez en un resbalón, previo al pisotón de Paulista sobre Sandro en el área. Pacheta introdujo dos cambios, con la entrada de Doumbia y Gastón Silva. Respondió el Valencia en el 72, con un balón largo que casi acaba en mano a mano de Lee. A 15 del final, otro paradón de Álvaro evitó el tanto de Guedes, cuando los nervios crecían en el tramo final. A Mir le anularon un cabezazo a gol por fuera de juego, arruinando la celebración. Poco después, una grandísima jugada individual de Sandro acabó en la madera, negando una vez más el merecido gol. Lo volvió a intentar el canario de falta directa, también sin premio, cuando el choque ya agonizaba. El Huesca se volcó con todo hasta el último instante, en el que Cillessen volvió a sacar el gol a Sandro en una nueva falta directa. No pudo ser, pero los azulgranas se dejaron el alma.