NOTICIAS

Empate sin goles en El Alcoraz

La SD Huesca empataba a cero con el Getafe en el partido que se disputaba este sábado en un Alcoraz que presentaba la mejor entrada del año. Un buen punto para seguir sumando y encadenar ocho jornadas sin perder.

01/04/2017 20:27

La SD Huesca empataba a cero con el Getafe en el partido que se disputaba este sábado en un Alcoraz que presentaba la mejor entrada del año con más de 4.300 espectadores. Sin embargo, los oscenses, pese a que fueron a por el partido, no lograron la victoria. De todas formas, los azulgranas lograban un buen punto para seguir sumando y encadenar ocho jornadas sin perder. Con 47 puntos, el Huesca se mantiene a uno del play off y sigue demostrando las virtudes que le hacen estar ahí.

Anquela repitió el mismo once que le había dado la victoria en Miranda y el equipo salió al campo bien plantado y con contundencia. De hecho, el primer aviso llegó de las botas de Vinicius al minuto de partido. El Getafe se mantenía firme atrás y el juego, condicionado por el viento, resultaba poco vistoso en la primera parte. Con pocas ocasiones para ambos equipos se cumplían los primeros 45 minutos. Una falta en el borde del área grande enviada por Cata Díaz a la barrera del Huesca era la última clara de la primera parte.

Tras el paso por vestuarios, los azulgranas daban un paso al frente para tratar de ir a por los tres puntos mientras que el Getafe parecía contentarse con el empate. Anquela daba entrada a Kilian, en sustitución de David López, para activar la ofensiva oscense. A los dos minutos, llegaba la ocasión más clara con un disparo de Vinícius que se coló en la portería rival, aunque la jugada estaba anulada por fuera de juego.

A partir de ahí, el Huesca firmó minutos de gran empuje pero no se lograron definir las ocasiones entre los tres palos. Salía en el 76 Alexander por Ferreiro y en el 86 Borja Lázaro por Vinícius.

Los últimos minutos, marcados por las continuas interrupciones, no les dejaron entrar demasiado en juego e impedir el reparto de puntos final. De todas formas, se suma un buen punto ante un rival complicado y se mantienen las buenas sensaciones y la ambición que está demostrando tener este equipo. Al final, aplausos de una abarrotada grada para despedir a los jugadores, una afición que también les acompañará en el próximo desplazamiento a Reus. Diez partidos por delante para que puedan seguir soñando.